Pechuga en salsa de nata y queso

Preparación: 15 mins
Cocinar: 35 mins
Raciones: 4 personas

01.

Limpiamos la carne y la sellamos a fuego fuerte para que conserve sus jugos Con un cuchillo, eliminamos los nervios y grasas de las pechugas, y después las salpimentamos. En una sartén amplia a fuego fuerte, ponemos un chorrito de aceite. Cuando esté caliente, ponemos las pechugas y las cocinamos durante unos 2-3 minutos por cada cara, hasta que estén bien doradas. Las retiramos de la sartén y las reservamos en un plato.

02.

Preparamos un sofrito para dar sabor a la salsa Ahora, en la misma sartén bajamos la potencia del fuego a medio, y ponemos otro chorrito de aceite. Cuando esté de nuevo caliente, añadimos la cebolla bien picada y una pizca de sal. Dejamos que se cocine en torno a 10 minutos, removiendo con cierta frecuencia, hasta que se ablande. Pasado el tiempo, añadimos el jugo del limón y lo integramos.

03.

Toca hacer la salsa de nata y queso Hecho esto, ponemos el sofrito en un vaso batidor y añadimos la nata y el queso rallado. Trituramos todo con una batidora eléctrica hasta que quede una salsa fina. La devolvemos a la sartén, añadimos el orégano, corregimos de sal y de pimienta, y lo calentamos todo a fuego medio durante unos 2 minutos.Precalentamos el horno a 200ºC.

04.

Añadimos las pechugas a la salsa y las cocinamos durante 10 minutos Finalmente, cuando la salsa esté caliente, añadimos las pechugas de pollo que teníamos marcadas y reservadas. Dejamos que se cocinen durante 10 minutos, bañándolas de vez en cuando en la salsa para que se cocine bien el interior. Pasado este tiempo, las servimos en platos y las regamos con la salsa de nata y queso.

Ingredientes

¡Compartenos tus comentarios!


Siguenos en Instragram